16 julio 2010


En los sueños, el hogar es la representación de tu propia persona. Soñar con tu casa, con el lugar donde vives o el lugar en el que en los sueños habitas, es soñar contigo mismo de una manera figurativa.
Dejar entrar a alguien en tu hogar es, entonces, permitirle adentrarse a tu persona.


¿Y fuera de los sueños?
Creo que no es muy distinto.


Cuando alguien te deja pasar a su hogar, te esta ofreciendo un nivel de confianza mayor, una escala de intimidad más.
Entrar en la casa de alguien te permite ver el universo que la misma persona se construye día a día.
El lugar que puede controlar y puede configurar a su manera, a su tiempo, a su querer, a su sentir...
Puedes explorar información de su pasado, gustos de su presente y detalles de su personalidad.


Entrar en una casa no es, sin embargo, una empresa sin riesgo alguno.
Como en toda acción, hay un intercambio.
Intercambio de confianza, de compromiso, de respeto, de apertura...


Cuando llamas a la puerta de una casa.
¿Con qué mano tocas?
¿Con una mano humana, viva, palpitante, que transpira y dispuesta a ceder al intercambio,
o con una mano impersonal, mecánica, fría e indispuesta a pagar el precio?

4 comentarios:

eqiiz dijo...

Es raro y a la ves entendible, y no se que comentar, creo que sere uno de los que no comprendan, yo toco con mi mano derecha aunque nunca habia pensado tan afondo como tocaba o cual era la razon, desde ahora ya no tocare mas los timbres. En mi casa es muy dificil que alguien entre, es costumbre creo y muchos de los potosinos asi somos (segun una maestra de aguascalientes). Buen dia chico :D.

Fideo Mostaza dijo...

Me dejas sin palabras y a la vez con unas ganas de comentar y decir y wow...me agrado mucho la forma en como escribes! Bizarro, pero como dice eqiiz entendible! :O
Yo generalmente cuando toco una puerta es cuando ya estoy desesperada y la toco queriendo tiirar la puerta, pero bueno...que se le puede hacer...!? No creo que sea mi culpa el hecho de que los que habitan dicha casa no escuchen el maldito timbre!! SALUDOS

paO.fleur dijo...

me quede tan acostumbrada a tocar puertas que aun lo sigo haciendo... incluso antes de buscar el timbre (: las puertas d mi casa estan abiertas para la mayoria de las personas, mi carácter y el de mi papá asi son... el de mi mamá no, eh ahí el equilibrio en mi familia...
Me agrado el titulo de tu post..

Sandy_Utopic dijo...

Es muy cierto, cada casa es como un pequeño universo que a muchos nos cuesta trabajo compartir =S, si es mi caso, rara vez dejo que alguien entre a mi casa y cuando lo hago no pasan de la sala xD jajaja buen post =)