25 mayo 2011

Compras forzadas.

Me estoy dando un descanso haciendo otras cosas, es decir, descanso de una tarea y para relajarme hago otra, en este caso escribir. El tema que corresponde este periodo en el blog son los celulares, esos aparatitos tan caros hoy y que damos por hecho que todo mundo tiene uno en la actualidad, incluyendo los niños, las abuelas y créanme... no faltara queien le de uno a su perro.

Antes los celulares causaban mayor asombro, admiración y deseo, recuerdo que el primer celular en mis manos fue un nokia 918 y tambien, que lo superaba por mucho un modelo igual pero como 4 centímetros mas pequeño y que ya traía juegos -el de la "vivorita"- de hecho.

Cuando iba a la secundaria me compre con mis ahorros mi primer celular y era muy "posh" porque ya no era de pantalla verde, era blanca y estaba chiquito; con menos de la mitad de lo que me costo mi actual celular causaba como el triple de admiración, mi celular actual es un disque smartphone, que mas bien es un celular con WiFi a precio adaptado para la clase media-baja. Mi celular de la secundaria tenia juegos, unos tres recuerdo mas o menos, podía enviar mensajes SMS, guardar mas contactos y marcaba por voz. Deje de dar mi numero local de forma mañosa para recibir las llamadas en el celular y ademas traía tonos ke ya sonaban casi como música.

Lo se, nada de eso tiene que ver con el titulo, a eso voy, según yo ese celular vivió un tiempo largo, lo cierto es que soy una persona olvidadiza o descuidada (por algo este es mi segundo o tercer post, entre otras cosas) y ese celular encontró su fin en la lavadora, y como buen humano me he tropezado con la misma piedra una y otra y otra vez, mi celulares aparecen en la lavadora después de un ciclo de lavado.

La ultima vez que encontré un celular en la lavadora me moleste y dije "ya no voy a comprar otro, siempre los compro y se descomponen bien rápido, es mucho dinero", y empezó mi aventura de no tener celular, al principio era difícil, para mi porque te acostumbras a traer ese estorbo, y para otras personas también lo era, porque están acostumbrados a encontrar a todo mundo hasta en el baño.

El tiempo sin celular se extendio por unos 3 o 4 años, a poco menos de la mitad de no tener un teléfono movil ya estaba mas que habituado a no tenerlo, a llamar de teléfonos públicos y sobre todo ahora odiaba a los celulares, siempre interrumpen, la gente se vuelve exigente en cuanto a tener contacto contigo, se hacen cada vez mas caros y ya ni si quiera los sabia usar. Encontré otras formas de comunicarme con la gente, mas baratas como el Internet por ejemplo, a avisar donde iba a estar y a tener siempre monedas para llamar por teléfono si se necesitaba; en twitter exprese varias veces que no tenia celular ni planes de usar uno.

Recientemente la situación profesional me obligo a comprar un celular y me decidí por algo muy cercano a un teléfono inteligente, muchos se sorprendieron de que comprara uno (me felicitaron de hecho) e inclusive re-aprendí a usar un celular.

A la fecha no me desdigo, los celulares son algo malo y odioso, no le doy el numero casi a nadie, no me gusta que me llamen cuando estoy ocupado, no me gusta saber que la gente tiene el poder de localizarme y si... son una compra obligada, siempre, para mi y para ustedes, el primero fue por conocer, el segundo por presumir (la verdad), otros por reponer al que había descompuesto y el actual porque mi trabajo lo exigía, seguramente ustedes han comprado celulares por otras razones pero son compras obligadas, si no, que raros y que losers.

Lo dijo @Heli_Gutz y lo sostiene.

3 comentarios:

*** Daniel Cortés... dijo...

Grrrrrr!!!

Me encantò tu entrada, pero me queda una duda, a què te dedicas, que te obligo a comprar un celular?

Felicidades

Eqiiz dijo...

Las etiquetas son la onda ;) Yo desearía no tener uno, tal vez un día lo estrelle contra la pared o contra el tren :) saludos!

~SOL~ dijo...

a mi nunca se me a lavado mi celular jaja